De gorrones y lecciones de año nuevo

lunes, 4 de enero de 2010 en 14:17
Si me conoces o si platicas conmigo de manera frecuente, sabrás que la idea de irme de “antro gooooeeii” no sólo no me parece atractiva, ME SACA ROÑA! Sólo me paro en uno de estos lugares en condiciones sumamente especiales. Prefiero mil veces un bar o una reunión en casa o uno de los miles de etceteras que aplican en este caso. Pero bueno, el pasado 2 de enero, estando en Acapulco, se dió una de esas situaciones que hicieron que fuera a un lugar llamado “Classico”. Taaaan fresa el lugar, sólo por entrar te arrancan los primeros $500 de la noche... $500 de cover!!! ES UNA MAMADA!

Estaba en Acapulco con una buena amiga cuando ella recibió una llamada del “Señor F” (diría “Señor X”, pero como que está muy trillado). Bueno, el Sr. F nos dijo que iría a dicho lugar y que le gustaría lo acompañáramos. El Señor F es un tipazo, de esos de los que ya no hay. El plan nos incluía a nosotros 3 (F, mi amiga y yo), a un amigo de F, a 2 primas de F, y a 4 amigos de las primas de F. Este dato, el que seamos 10 asistentes resultará in extremis relevante así que reléanlo!

Bueno, narrar las 5 horas que pasamos en dicho lugar no es importante, fue una noche de antro normal que siendo francos disfruté mucho más de lo que creí hacerlo, pero la verdadera diversión se dió al final, y ésta (la diversión) estuvo a cargo de Mr. F. A continuación los hechos.

Los primos y amigos de F (excepto mi amiga y yo) están acostumbrados a que cuando salen con él, siempre termina invitando todo el numerito. F no tiene problemas con esto, su situación económica le permite darse estos y otros lujos, sin embargo, el abuso de confianza es algo que poco a poco le había venido molestando por lo que a mi amiga y a mi nos comentó que aunque el pagaría la cuenta, aprovecharía la ocasión para darles una lección al resto de los asistentes.

Al llegar, F pidió una botella de tequila y una de whiskey. El whiskey sería para él, para mi amiga, para mi y para el otro chavo. La de tequila sería para las primas y sus amigos. No había pasado ni media hora cuando primas y amigos se habían terminado la de tequila... BEBIERON COMO VIKINGOS!!!. Preguntaron si podían pedir otra y F les dijo que si. (Ojo, JAMÁS SE LES DIJO QUE ÉL PAGARÍA, pedir permiso para pedir otra botella es: a) de primaria, y b) el que te den permiso no implica que te la pagarán) Esa tercer botella duró una hora y luego, ya sin decir nada pidieron la cuarta.

Finalmente, llegó la cuenta. $6,700 más propina. F nos dice que serían $750 por persona para incluir la propina y todos se ponen blancos, se les bajó la borrachera. Inmediatamente 2 amigos de las primas desaparecieron. F les solicitó su parte y entre los nervios y después de más de 30 minutos, una prima acudió a F con el dinero que juntaron. Entre los primos y los amigos (7 asistentes en total) tenían $1,800 ya pagados con una tarjeta, y $1,200 más en efectivo, es decir, $3,000, es decir $400 por persona, es decir, poquito más de la mitad de lo que les tocaba. Se les preguntó a los que habían pagado en efectivo (4 personas) cuánto habían dado cada quien y todos dijeron que entre 500 y 600 pesos por persona. Teníamos sólo $1,200 en efectivo por lo que algunos estaban mintiendo.

Para esto, la cuenta ya estaba pagada en su totalidad. Se había cargado a la tarjeta de F, pero el experimento decidió ser llevado hasta las últimas consecuencias. F habló con una persona de seguridad, se pusieron de acuerdo para que siguieran la broma y en menos de 3 minutos, nuestra mesa estaba sitiada por 5 gorilas con cara de “no mames que miedo”, tenían los brazos cruzados y la consigna de no permitir que los susodichos se fueran de la mesa. Se mencionó que la parte de la cuenta que nos correspondía a F, a mi amiga y a mi ya estaba pagada, y que incluso se habían pagado $1,000 de más para apoyar al resto con su parte, por lo que nosotros 3 salimos del lugar y dejamos a los otros en la mesa con el problema.

El experimento se dejó llegar hasta las últimas consecuencias. Los ánimos de los implicados se calentaron y en poco tiempo las discusiones y los gritos llegaron. “Es que goooeeeii, por que pediste esa última tella goooeei” “Ohhh, pero si yo no la pedí!! Fuiste tu!!” “No mames gooeeei, no es cierto, pero además, pinche jodido, ¿cómo vienes a un antro sin un peso?” “Goeeei, nunca pensé que mi tío no nos invitará!!” Eso si, el acento fresa y la pose de “me como el mundo” nunca desaparecieron.

Luego de media hora de disfrutar su angustia, F les preguntó cuánto tenían. Resultó que tenían como $1,500 y les faltaban como $1,500 más. F les pidió el dinero, y cuando lo recibió les dijo “Señores, con este dinero, primero, me limpiaré el “cutis” y luego se los devolveré, pero la neta por abusivos, jamás los invitaré de nuevo, para que a la siguiente vengan preparados con dinero, o en su defecto, se atengan a lo que yo quiera pedir. La cuenta está pagada desde hace una hora”

Todavía tuvieron el cinismo de encabronarse con F. ¡¡ES EL COLMO!! Se indignaron y decidieron no regresarse con él. F bien preocupado les dijo que estaba bien, que ya estaban grandesitos y que además, tenían dinero para el taxi.

Fue memorable la cara de todos cuando no sabían que sucedería. El tener a 5 guarros INMENSOS rodeándolos los puso pálidos. Se pelearon, se mentaron la madre y la verdad, nosotros reimos como enanos!!!

Mi idea de los antros no cambia, no me gustan, pero debo reconocer que hacía mucho, pero mucho tiempo que no me divertía tanto. El año comenzó muy bien!

3 comentarios

  1. DULCE Says:

    Que horror
    No. 1 - Que te paguen la cuenta...
    No. 2 - Que te confíes a que te la paguen...
    No. 3 - Que te indignes si no te la pagan!!!

    Buen relato! :P

  2. Brother, ESAS son las pedas memorables!

  3. Eck Says:

    Jajaja tu historia está de no mames, no conozco al F y ya es mi ídolo... saludos Dacoor.

Publicar un comentario