El día que México superó sus fantasmas

domingo, 26 de julio de 2009 en 19:14
Torrado, Giovaní, Vela, el "Gringo" Castro, el Guille y el resto del equipo nacional lograron lo que parecía imposible; terminar con la jetatura estadounidense, misma que se extendió por más de 10 años en territorio norteamericano. Por 45 minutos (por que no me van a decir que el primer tiempo fue bueno) se jugó bien, se gustó, se dominó y por que no decirlo, se "bailó" al vecino país del norte para propinarles su peor derrota en más de 20 años.

... y si, se ganó la Copa de Oro por quinta vez, convirtiéndonos en la selección más ganadora de este torneo... es tiempo de festejar... de gritar... de estar eufóricos... pero sólo un poco...

a) De ninguna manera quedan saldadas las derrotas pasadas vs. EUA. NO nos vengamos... NO nos hemos quitado la espinita... ellos nos vencieron en octavos de final de una Copa del Mundo y eso no se olvida. Ellos ya jugaron ese famoso quinto partido que tanto nos obsesiona... y precisamente, a costillas nuestras.

b) Tuvimos 45 minutos de ensueño... pero sólo eso. El resto del torneo no se jugo a un nivel escepcional. La supremacía que en el papel debería de ser clara no lo fué tanto. Sufrimos de más y hasta antes de este juego, las críticas a la Selección eran grandes.

c) Selecciones de un bajo nivel evidenciaron grandes deficiencias en nuestro juego. La defensa nacional se mostró insegura, se cometieron errores infantiles. Contra Nicaragua se erraron pases simples que no terminaron en gol en contra por malas definiciones del rival y la historia se repitió en el resto de los cotejos. Basta con recordar el gol recibido ante Costa Rica por un exceso de confianza.

Ahora... no todo es malo. También podemos sacar conclusiones muy favorables de este torneo, y en general de la actualidad futbolística.

a) Se ganó mucho en confianza. El equipo, el cuerpo técnico y la afisión se dieron cuenta que EUA no es invencible. Se les puede derrotar, y para mi el mayor significado de esta victoria es su aportación en confianza.

b) Vimos jugadores que definitivamente no tienen el nivel de ser seleccionados. El "Topo" Valenzuela desde su llegada al América a disminuido dramáticamente su nivel. Por su parte, el "Venado" Medina tampoco está a la altura de las necesidades. Y así, podemos seguir nombrando jugadores.

c) Giovani Dos Santos, Carlos Vela, Gerardo Torrado y algunos más, Pablito Barrera incluido, tuvieron un torneo sobresaliente. Lucharon, se atrevieron, mostraron liderazgo y sin duda se ganaron un puesto en el 11 titular.


¿Qué nos espera? Tristemente, nuestros errores nos tienen en una situación comprometedora en la Eliminatoria Mundialista. Tenemos aún el futuro en nuestras manos... pero no podemos relajarnos. Los siguientes 16 días serán de tensión ya que, cosas del destino, volvemos a enfretar a los Estados Unidos en el tan anunciado 12 de agosto, pero en un marco de mayor trascendencia. Si perdemos, compromeemos seriamente nuestra participación en el siguiente Mundial.

Hoy se dió un salto de calidad, pero faltan varios, falta constancia. Creo que se va por buen camino... pero aun falta bastante. Celebremos, si... ganamos la Copa de Oro, pero seamos cautelosos... que aun no se gana nada.

7 comentarios

  1. Manguito Says:

    Aaauch pero ya quedamos de ir el 12 eeeh! Saludos =P

  2. Lina Says:

    Si constancias es lo necesario. Un poco de confianza y coraje es lo necesario.
    Saludos
    Lina Rdz

  3. Ashanty Says:

    El problema de México, no sólo de su selección son los tremendos complejos con los que carga y cargará por el resto de su vida.

    En cuanto al fut, además de eliminar complejos necesitamos jugadores y técnicos comprometidos y disciplinados, no estrellitas de oropel que prefieren la farándula y que sin importar su desempeño reciban el mismo jugoso cheque.

    Aún así, felicidades a la selección.

  4. Mi estimadísmo Daniel, concuerdo taaanto contigo. En realidad la verdadera prueba de fuego será el 12. Debemos ser realistas, la Copa de Oro no es un gran torneo, el equipo estadounidense no era el bueno y sí, los aztecas mostraron una actitud diferente, pero ¿qué es un partido bien jugado cuando fuiste una desgracia en los 7, 10, 12 anteriores? Hay que festejar, sí, porque el futbol está para eso, sin embargo debemos guardar las proporciones y dar un voto de confianza, pero siempre pensando que la mediocridad aún ronda a nuestro equipo y, lamentablemente, hasta no tener un periodo de constancia lo suficientemente prolongado, no podemos darnos el lujo de alabarlos como antes.

  5. oMaR Says:

    Yo diría que no fueron 45 minutos, fueron como 30 - 35 los que se jugaron bien del segundo tiempo. Concuerdo completamente contigo, se vale festejar un poco, más que nada, para agarrar confianza, pero hay mucho para ponerse a trabajar, el partido del 12 va a ser una prueba bastante complicada y diferente a la que pudimos gozar ahora.

  6. Anónimo Says:

    Chiiivaaas....chiiivaaaas.... ah no vdd! jajaja
    _ #mija

  7. Eck Says:

    Oye, ahora tendrás que hacer una entrada que se llame "el segundo día que méxico superó sus fantasmas". jajaja saludos Dacoor me gusta tu blog.

Publicar un comentario